Qué vitaminas se deben tomar durante el embarazo

Cuidarse y mantener una dieta sana y equilibrada durante el embarazo son aspectos claves para el desarrollo del bebé. En muchas ocasiones, no es suficiente el control de la alimentación y es recomendable complementarlo con aportes vitamínicos que ayuden a desarrollar el feto de la mejor manera. Una mujer con un peso normal y adecuado antes del embarazo, suele ganar entre 9 y 13 kilos durante la gestación, y debe tener en cuenta que deberá ingerir unas 200-300 calorías de más para alimentar correctamente al bebé.

La vitamina estrella que el médico suele prescribir durante el embarazo es la vitamina B, que la encontramos en el ácido fólico o folato. Este tipo de vitamina es necesaria para formar la cantidad de sangre extra que se produce durante la gestación y el crecimiento de feto. El ácido fólico lo encontramos en alimentos como el pan, los cereales integrales, algunos vegetales de hoja verde y en los frutos secos. Pero la cantidad necesaria suele ser casi siempre inferior a la que ingerimos y por este motivo, se recomienda tomarlo como suplemento para prevenir malformaciones cerebrales y en la médula espinal. 

Para que el bebé desarrolle unos huesos y unos dientes fuertes y sanos, la embarazada deberá tomar calcio en la dieta. Este mineral lo encontramos en los productos lácteos como la leche, el queso, la soja o las nueces y se recomienda ingerir unos 1.000mg al día. El calcio es uno de los factores responsables del desarrollo del corazón, los músculos y los nervios. 

Consumir yodo durante el embarazo también aportará un correcto desarrollo del sistema nervioso y el cerebro. Este mineral lo encontramos en el marisco, la sal yodada, los huevos, el pescado o las algas.

El hierro es otra de las vitaminas claves, ya que es necesaria para producir sangre. Tomar alimentos ricos en hierro como las lentejas, las almejas, los mejillones o los pistachos pueden ayudar a producir la cantidad exacta que necesitamos, tanto para la madre como para el bebé. 

Lo más importante antes y durante el embarazo, es no hacer grandes cambios de alimentación y aconsejarse siempre con el ginecólogo/a quién valorará en todo momento lo mejor para la madre y el bebé. 

En Cellab sabemos que una buena alimentación durante la gestación solo puede comportar cosas positivas, igual que la conservación futura del cordón umbilical. Informaros sin compromiso en info@cellab.como llamándonos al 936 314 283.