La toxoplasmosis. Qué es y cómo afecta al embarazo.

En diversas ocasiones, hemos explicado los riesgos que conlleva el consumo de diversos alimentos durante el embarazo por el riesgo a contraer algún tipo de enfermedad. El control de la dieta es un hecho clave para prevenir la salud del bebé y realizarse periódicamente las pruebas que nos marca el ginecólogo es un hecho imprescindible.

La toxoplasmosis es una enfermedad parasitaria producida por el toxoplasma Gondii y puede conllevar serias afectaciones al bebé. Este parásito lo encontramos en carnes crudas o poco cocidas, embutidos, fruta o verdura mal lavada o en los excrementos de los felinos. Es por este motivo, que si tenemos un gato en casa debemos extremar las precauciones en los cuidados de higiene del mismo, ya que es mediante sus heces donde encontramos este parásito.

Los síntomas de la toxoplasmosis son difíciles de detectar. La embarazada puede padecer fiebre, dolor muscular, ganglios en el cuello y otras sintomatologías que conllevan un malestar aparente. Las afectaciones al feto pueden ser graves produciendo abortos o lesiones cuando son recién nacidos. 

La mejor manera de detectar si la madre ha pasado la toxoplasmosis es realizando un análisis de sangre. En caso afirmativo, la madre podrá consumir sin problemas todos los alimentos “prohibidos” como son los embutidos que provienen del cerdo después del test.

Desde Cellab nuestra recomendación es seguir siempre todas las indicaciones que vuestro ginecólogo os dé y realizar periódicamente los controles. ¡Disfrutad de vuestro embarazo y no olvidéis pedirnos información acerca de la conservación del cordón umbilical!

info@cellab.com / 936 314 283 / 626 060 650