La epicondilitis: como se manifiesta y como se puede tratar

¿Te duele el codo? ¿Desde cuando experimentas dolor? ¿Te está incapacitando el dolor para poder jugar o hacer vida normal? ¿Tienes molestias antes o después de jugar? Seguramente, si eres jugador de pádel o tenis habrás oído hablar de la epicondilitis lateral o “codo de tenista”. Una lesión común que afecta e imposibilita a muchísimos jugadores llevar a cabo vida normal y jugar a su deporte favorito. Los deportes de raqueta por su trabajo específico de la zona afectada son los candidatos habituales a esta patología.

La epicondilitis o tendinitis del extensor de la muñeca es una de las lesiones más frecuentes y se manifiesta con dolores en el tendón del músculo extensor radial, es decir, en el músculo que está situado encima del codo. La carga a la que sometemos el músculo debido al impacto produce una serie de micro lesiones que acaban sobrecargando la zona y degenerándola, generando inflamación en los tendones y produciendo un dolor agudo muy molesto. Este tipo de lesiones pueden aparecer por coger mal la pala o hacer un gesto incorrecto, por no utilizar una pala adecuada o por un gesto cotidiano que repetimos frecuentemente. 

¿Qué síntomas suelen aparecer?

En muchas ocasiones, el manifiesto del dolor de la epicondilitis es tan agudo que al extender la muñeca lo sentimos, generándonos un dolor muy intenso. Al estirar ese músculo haciendo un gesto tan normal como “dar gas” o al coger alguna cosa, notamos ese dolor que nos suele incapacitar para jugar o incluso trabajar.

Para saber si sufrimos epicondilitis, lo primero que debemos hacer es visitar al médico especialista para que nos elabore un diagnóstico. Y antes de visitarlo, es recomendable interrumpir la actividad que creamos que nos puede haber llevado a esa lesión para no agravar el dolor.

¿Cómo podemos tratar la epicondilitis? 

El médico siempre es el que debe pautar la terapia de recuperación y proponer las diferentes soluciones al respecto. Nuestra recomendación siempre que se pueda es la de optar por tratamientos conservadores, intentando evitar las intervenciones quirúrgicas y cirugías invasivas. 

En Cellab, disponemos de un tratamiento de medicina regenerativa que ha ayudado a muchos pacientes que sufrían epicondilitis o “codo de tenista”, sin necesidad de pasar por quirófano y ofreciendo una solución biológica que ha posibilitado la recuperación de manera rápida y eficiente.

¿Dónde podéis ofrecerme esta solución?

En Celular Clinic Andorra, nuestra clínica de medicina regenerativa donde un equipo médico especializado realiza un diagnóstico exhaustivo y determina el mejor tratamiento para la cura de la lesión.

¿Quieres saber más sobre nuestro tratamiento? ¡Llámanos o escríbenos sin compromiso!

936 314 283 / +376 727 723info@cellab.com