La alimentación en el embarazo

Mantener una dieta sana y equilibrada es primordial para tener una buena salud. Hacerlo durante el embarazo todavía es más importante puesto que hay que seguir unas pautas para no afectar al correcto desarrollo del bebé. Hoy en el blog de Cellab queremos repasar aquellos alimentos y bebidas que debéis evitar así riesgos innecesarios. 

-BEBIDAS ALCOHÓLICAS: durante el embarazo, la tasa de alcohol debe ser cero para evitar que llegue por la sangre a la placenta y afecte al bebé. Las bebidas alcohólicas ponen en peligro el desarrollo del bebé y aumenta los abortos espontáneos. 

-LA CAFEÍNA: si sois amantes del café, los refrescos o el té debéis moderar el consumo durante la gestación. La cafeína altera la frecuencia cardíaca, a la tensión arterial y al sueño, hecho que si es evitable siempre es mejor. 

-ATÚN ROJO O PEZ ESPADA: el pescado es un alimento clave en el embarazo por sus múltiples propiedades, pero hay algunas especies que no son del todo aconsejadas ya que contienen niveles altos de mercurio. Esta sustancia es muy tóxica y puede afectar al desarrollo del bebé. 

-CARNE Y PESCADO CRUDOS: durante el embarazo es recomendable prescindir de aquellas carnes y pescados que no hayan estado cocinados. En el caso de la carne, la toxoplasmosis es una enfermedad parasitaria común que se puede contraer durante el embarazo con el consumo de carnes crudas o embutidos como el jamón serrano o el chorizo. En el caso del pescado crudo, la listerosis es una infección que puede provocar alteraciones al feto. 

-LECHES SIN PASTEURIZAR: la leche cruda y los quesos no pasteurizados es mejor evitarlos para evitar la listerosis. Deberemos dejar la leche cruda y los quesos como el brie, el camembert, el roquefort o el queso feta. 

-ALIMENTOS GRASOS: comer alimentos altos en grasa no es recomendable de por sí, pero conviene reducir los consumos si estáis embarazadas. 

Hasta aquí algunos de los alimentos y bebidas que debéis evitar en la medida de lo posible durante vuestro embarazo. Desde Cellab lo más aconsejable es seguir las recomendaciones de vuestro ginecólogo que es quién os conoce a la perfección. ¡Disfruta de tu embarazo y no olvides pedirnos información acerca de la conservación del cordón umbilical!