¡Invirtamos en salud!

Si una cosa estamos aprendiendo durante este confinamiento es que la salud es lo más importante. Antes mucha gente quizás no lo pensaba, pero ahora, después de ver la fuerza que puede llegar a tener una pandemia como esta, espero que todos veamos la importancia que tiene.

Invertir en salud cuando uno está bien, cuando uno se encuentra bien, puede parecer una inversión innecesaria o prescindible. Prevenir cuando nos encontramos bien nos parece raro, extraño… ¡Es normal! Somos humanos. Pero algo ha cambiado respecto a hace 10 años. Vivimos en un mundo que cambia muy rápido y cada vez lo hace a más velocidad. Ser previsores, apostar por cuidar de nuestra salud y la de nuestras familias pasará a ser, espero, la prioridad número uno después de la esta pandemia. 

Y es aquí cuando cobra más importancia que nunca la medicina regenerativa y los usos que tiene y tendrá en el futuro. Hoy gracias a las células madre podemos trasplantar a una persona con unos resultados francamente excepcionales. Podemos frenar el desgaste de un cartílago producido por una artrosis. Podemos mejorar la calidad de vida de personas que tienen dolor y afectación a la movilidad de articulaciones esenciales como la rodilla o el hombro. Gracias a la medicina regenerativa ayudamos a mejorar la calidad de vida de las personas. 

Y esto, como les cuento a muchas familias y pacientes que visitan nuestro laboratorio o nuestra clínica, son solo algunas de las aplicaciones que las células madre tendrán en el futuro. Estamos en el comienzo de una nueva era para la medicina y el paciente. En el inicio de muchísimas aplicaciones y terapias nuevas donde las células madre tendrán un papel protagonista. Desde Cellab seguiremos cuidando de la salud familiar, creando nuevos tratamientos para ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas que confían en nosotros. 

Joan Muro es director de marketing en Cellab.